Así se disfruta de un buen Vino;

Excelente fin de semana familiar; A continuación, te compartimos un recuento de los artículos más relevantes que escribimos durante el año respecto a vinos; Veremos cómo servir el vino atendiendo a cuatro factores fundamentales, son pequeños detalles que harán que disfrutemos al máximo de nuestro vino.

1. Temperatura

La temperatura óptima para servir el vino es aquella en la que podemos apreciar todos sus matices y sus aromas. Si la temperatura es demasiado baja, los aromas no se desarrollarán correctamente, sentiremos aspereza en la boca y las papilas encargadas de percibir el gusto se adormecerá por el efecto anestésico del frío, quedando incapacitadas para hacer su función. Si, por el contrario, la temperatura es demasiado elevada, se potenciará el sabor alcohólico y la percepción de los azúcares presentes en el vino, por lo que su correcta degustación se verá también adulterada.

Por lo que te sugiero seguir estos consejos sobre la temperatura adecuada para servir cada tipo de vino.

  • Vinos de Autor: servir entre 14 y 18°C.
  • Tintos Reserva y Gran Reserva: servir entre 16 y 18°C.
  • Tintos Crianza: servir entre 14 y 17°C.
  • Tintos jóvenes: servir entre 12 y 14°C.
  • Blancos con Crianza en Barrica y vinos dulces: servir entre 10 y 12°C.
  • Rosados y blancos jóvenes: servir entre 7 y 10°C.

2. Descorche

Descorchar una botella de vino es mucho más fácil de lo que parece. Sólo necesitamos un buen abridor o sacacorchos, aunque también hay formas alternativas.

Los más cómodos son lo que suelen utilizar los camareros, que incorporan un sencillo sistema de palancas en dos tiempos y un corta cápsulas. No se necesita emplear mucha fuerza ni ser un experto profesional para descorchar correctamente una botella, pero sí que debemos tener en cuenta algunas cosas:

  • Evitar que las posibles partículas o posos que tenga el vino queden en suspensión, además una excesiva manipulación puede hacer que la temperatura del vino suba.
  • Las botellas de vino suelen contar con una rebaba de vidrio justo por debajo de la boca de la botella. Se trata del recoger gotas, que evita que las gotas de vino que quedan tras servir se deslicen botella abajo. Deberemos cortar la cápsula de la botella por debajo de este reborde, para que él recoge gotas funcione correctamente.
  • Al clavar el sacacorchos, deberemos hacerlo justo en el centro del corcho, para evitar que este se rompa. En el primer cuarto de vuelta, el sacacorchos deberá quedar en posición vertical. Nunca deberemos atravesar el tapón por completo, para evitar que caigan restos de corcho en el vino.
  • Tras hacer palanca y extraer suficientemente el tapón, hay que hacer que el corcho gire. Así conseguimos que, entre aire dentro de la botella, lo que nos facilitará la extracción del corcho.
  • Una vez retirado el corcho, limpiamos el cuello de la botella para evitar posibles restos.

Podemos decir que encontramos las siguientes categorías en los corchos:

  • Corcho flor: no tiene fisuras, es muy compacto, de producción limitada solo para vinos de gama alta.
  • Extra: muy pocos defectos no superan el 3%, compactos, pueden tener marcas que no llegan a ser fisuras
  • Superior: con pequeñas imperfecciones que no llegan a ser graves y no superan el 7% su porosidad, es densa, aunque sus poros se aprecian fácilmente, se emplea en vinos de calidad de gran consumo
  • Segunda, tercera y cuarta categoría: son de baja calidad

Tipos de corchos para cada vino

  • Los corchos para vinos blancos y rosados suelen ser más cortos que los usados para tintos y a veces, están hechos de pequeños fragmentos de corcho conglomerado. Son generalmente vinos con una vida menos larga, que se consumen rápidamente, o bien porque puede tratarse de vinos de bajo coste, menor calidad, etc.
  • Los corchos para tintos jóvenes y crianza pueden ser de conglomerado o de una pieza, de longitud y calidad media.
  • Los vinos de reserva y gran reserva (blancos o tintos) siempre utilizan corcho de una pieza de corcho flor y de una mayor longitud, para garantizar así sus cualidades durante todo el tiempo de guarda.
  • Los cavas llevan un corcho compuesto, la parte superior es conglomerado y la que va a estar en contacto directo con el vino, está compuesta por dos láminas pegadas de corcho de una sola pieza.

3. Decantación y oxigenación

La gran mayoría de los vinos pueden servirse directamente de la botella. Sin embargo, algunos otros, generalmente los de más edad, necesitan ser decantados. Esto se hace por dos motivos:

En primer lugar, los vinos viejos suelen tener partículas precipitadas en el fondo de la botella. Estos posos no son malos, pero pueden ser molestos al tacto a la hora de degustar el vino. Al decantar y dejar reposar el vino, facilitamos que estos posos no queden en suspensión e impedimos que puedan llegar a la copa.

En segundo lugar, algunos vinos, sobre todo los Reserva y Gran Reserva, pueden presentar un cierto aroma a humedad. Esto se debe al mayor tiempo de maduración que requiere el vino antes de ser consumido. Estos aromas desaparecen tras unos minutos de contacto con el aire, siendo más perceptibles los aromas y matices propios del vino.

4. Elección de la copa

  • Copa para vino tinto: Las más comunes son las de tipo Burdeos y tipo Borgoña. Ambas son copas grandes, lo que ayuda a que haya una gran superficie del vino en contacto con el aire, propiciando así su oxigenación.
  • Copa para vino blanco: Son parecidas al modelo Burdeos, pero más pequeñas y con el tallo más largo, Esto es así para evitar que el vino se caliente.
  • Copa para vinos espumosos: Copa tipo flauta, tulipa o de cava, son copas altas y estilizadas adecuadas para el consumo de este vino, su diseño facilita que el vino se conserve a baja temperatura y nos permite apreciar la calidad de las burbujas de nuestra bebida y la concentración de sus aromas.

Para acompañar (Obvio la mejor compañía es tú pareja y la familia) y adicionalmente:

Postres

Vinos blancos: Un Riesling o un Asti acompañan a la perfección cualquier postre ligero que tenga como base crema de mantequilla o natilla y en los que resalte la vainilla. En cambio, si la base es de frutas y canela es preferible un vino Sauternes o un Champagne Rosé.

Vinos Tintos: Cuando es el chocolate el protagonista principal del postre podemos señalar como un buen compañero a un Pinot Noir o un Shiraz australiano que sólo serían superados por un Oporto.

Vino de hielo: El vino de hielo (Ice Wine, en inglés o Eiswein, en alemán) es un vino dulce que bien puede ocupar el lugar del postre, si así lo deseamos. De todas maneras, no dudes de que un Vidal Ice Wine será un fantástico acompañante para un pastel de manzanas o de duraznos.

Vinos Espumosos: Este tipo de vino, como pueden ser un Champagne, un Cava o un Prosecco, dada su versatilidad es la solución perfecta para combinar con cualquier postre, desde frutas naturales hasta las más elaboradas tartas.

Vino Tokaji: La espectacularidad de este vino dulce húngaro merece un tratamiento aparte. Su fabulosa historia, su fascinante proceso de elaboración a partir de uvas botritizadas y su magnífica calidad hacen del Tokaji un vino excepcional. Es la bebida perfecta para acompañar postres elaborados con dátiles, nueces o higos.

Otra manera en que puedes saber cómo acompañar tu postre es diferenciarlo entre las siguientes categorías:

Postres frutales: Si tienes un postre donde lo que más puedes sentir es la fruta ácida te recomendamos un vino dulce como un Late Harvest. También puedes elegir según los sabores de la fruta, por ejemplo, si tu postre tiene frutos amarillos: tropicales o cítricos; como la piña, la naranja, el limón, mango o el maracuyá puedes acompañarlo por un vino blanco dulce como Lambrusco IGT Cleto Chiarli Blanco. Si estás disfrutando de un delicioso dulce de frutos rojos un rosado con una buena cantidad de dulzor le quedará perfecto, por ejemplo, un Lambrusco Centenario Cleto Chiarli Rosado.

Postres con chocolate: El vino tinto y el chocolate, es un matrimonio de sabores que siempre nos dará una deliciosa experiencia. La clave es saber elegir el vino según el amargor de nuestro chocolate, por ejemplo: los chocolates dulces puedes acompañarlos con vinos dulces como un Lambrusco Centenario Tinto Cleto Chiarli Tinto; los semiamargos pueden armonizar muy bien con cepas tintas suaves como el merlot o el pinot noir, aquí te recomendamos un Montes Classic Series Merlot; si tienes contigo un chocolate amargo, puedes probarlo con un cabernet sauvignon, como por ejemplo un Montes Classic Series Cabernet Sauvignon.

Postres con leche: En este caso los postres cremosos son la pareja perfecta de un espumante dulce como por ejemplo un Prosecco Moscato Dolce Cantina Colli Euganei, ¡un tiramisú con este vino!, es una combinación que querrás probar. Si además de la leche tu postre lleva fruta, puedes elegir un vino espumante que ayude a resaltar también su sabor, por ejemplo, unas fresas con crema y un Lambrusco Centenario Cleto Chiarli Rosado, con sus aromas y sabores a frutos rojos serán una apuesta segura.

Quesos

  • Queso azul con vino tinto Cabernet Sauvignon
  • Queso de Cabra y Feta con vino blanco Sauvignon Blanc
  • Queso Parmesano con Champagne
  • Queso Gouda con vino blanco Chandonnay
  • Queso Cheddar y Fontina con vino tinto Cabernet Sauvignon o Pinot Noir
  • Queso Brie y Camembert con vino blanco Chandonnay o tinto Pinot Noir
  • Los de cabra que se producen en Salta merecen el maridaje regional: un blanco fresco y chispeante, donde la acidez contrarreste los aromas potentes del queso.
  • Quesos estacionados o duros ya requieren un tinto con cuerpo y taninos maduros.
  • Quesos semi duros, como el Gruyére o Mar del Plata, pueden ir con vinos blancos con paso por madera o tintos jóvenes. Es importante que el vino no opaque al queso, teniendo en cuenta que estos productos suelen ser muy salados.
  • Los quesos fuertes y picantes deben acompañarse con vinos tintos de cuerpo o con vinos blancos dulces
  • Los quesos blandos deben ser acompañados de vinos añejos y de calidad
  • Los vinos blancos y tintos de interesante sabor deben ser acompañados por quesos suaves, que no le resten sabor
  • #Porelgustodegustar #MerkacoachMarketing #Buenfin #Vinos
¿Y tú, qué opinas? En este blog nos gusta compartir temas de actualidad como el actual y el que le antecede para saber cocinar con tus hijos, distribución de comensales, sobre como elegir tu menú, corchos de vinos,  como deleitarte con un vino blancoChampagne,, nos gusta también ser el invitado perfecto, saber maridar un vino, como acompañar tú aperitivo y los tipos de aperitivosdistinguir a una dama a un caballero, y también les decimos como vestir basados en un dress code, también, ayudamos a las empresas a planear y a incrementar el valor de sus marcas a través de Branding estratégico, publicidad y marketing, contáctanos en dihola@merkacoach.comhttp://www.merkacoach.com; o solo llámanos a los teléfonos: 2222645628 o WhatsApp al 2227153840.

Joakim Téllez M.B.A.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s